Causas_2_GM.jpg
1. Causas de la 2ª Guerra MundialTeniendo en cuenta el esquema propuesto sobre "Las causas de la 2ª Guerra Mundial" debéis elaborar un texto donde se expliquen las causas que provocaron la Segunda Guerra Mundial. No debéis olvidar que dicho texto se debe acompañar de elementos multimedia, que podéis localizar en el "Wongroll" o de lugares que vosotros encontréis. No olvidar siempre citar el lugar donde se ha obtenido el recurso.

Si queréis ver ver los recursos que incluye este mapa conceptual pinchar en esta dirección.





CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL



Este vídeo muestra de una forma más fácil y clara cuales fueron las causas de la Segunda Guerra Mundial



Cuando explicamos la segunda guerra mundial establecemos dos tipos de causas: causas generales y causas próximas.

  • CAUSAS GENERALES:Las que se veían venir desde hacía tiempo; Tratado de Versalles, la crisis de 1929 y creciente rivalidad económica, deseo de revancha de Hitler y la aplicación de la ideología nazi, la incapacidad de la SDN y la debilidad de los países democráticos, la carrera de armamentos, las rivalidades ideológicos y las nuevas alianzas de los países.


1. Tratado de Versalles:
El Tratado de Versalles, una consecuencia directa de la Primera Guerra Mundial. Los debates suscitados en los aliados, entiéndase por ellos a Francia, Inglaterra, Estados Unidos e Italia (casi nula pero presentes al fin) pero sin la participación de la U.R.S.S. sumergida en una profunda crisis interna (Revolución Rusa).
Primeramente se divide Alemania en tres secciones, cada una de ellas bajo control de una de las potencias aliadas principales. Allí comienza la desmembración del territorio alemán, devolviendo tierras conquistadas por ellos durante la guerra, como Alsacia y Lorena a Francia, parte de Prusia Oriental a Polonia o Eupen y Malmedy a Bélgica.
Consejo de Versalles. De izquierda a derecha: el Primer Ministro David Lloyd George del Reino Unido, el Primer Ministro Vittorio Emanuele Orlando de Italia, el Primer Ministro Georges Clemenceau de Francia, y el Presidente Woodrow Wilson de los Estados Unidos.
Pero peores resultan las cláusulas de carácter económico, donde Alemania debería abonar a las potencias un total de 220 millones de Marcos motivando la protesta de Estados Unidos por ser realmente impagable. Además de esto, el desarme al cual es sometida la potencia, reduciendo sus hombres a tan sólo 100.000 como así sus armas se hace notar.
Pero lo que causa recelo en todo el pueblo alemán son los “castigos morales“, acusándose a Alemania de ser quien inicia el conflicto además de ser considerado como enemigo de la paz, por lo que se le prohíbe estrictamente ingresar a cualquier organismo internacional.
Todo esto fue llevando a un cierto recelo de los alemanes, por ser justamente denigrados al máximo, llevando a generar un sentimiento nacionalista que derivó en la creación de un movimiento nacionalsocialista que aglomeraba multitudes aduciendo la grandeza del pueblo alemán. Este movimiento encontró sentido de pertenencia a un partido político recién creado, el Partido Nazi, que reivindicaba la importancia de Alemania como una verdadera potencia mundial.
Pero entre los orígenes de este partido político encontramos también la Crisis de año 1929 la que afectó en gran medida a dos países más que a otros. Por un lado a Estados Unidos, donde se origina la misma, y por otro a Alemania, por ser el país que estaba estrechamente ligado a la economía norteamericana debido a que su reconstrucción fue posible gracias a los préstamos de dicho país.
Así es que entre la crisis de 1929 y el sentimiento de descontento popular alemán surge el partido mencionado, el Nazismo, donde se pregonaba la grandeza del país y su actual e injusta situación, algo que debía ser cambiado para así demostrarle al mundo, que Alemania era una verdadera potencia mundial.
De esta forma comienza la violación a los pactos del Tratado de Versalles, como el de armamento y creación de un ejército realmente importante, sin atender a las advertencias de los aliados, sobre todo de Francia e Inglaterra que eran quienes controlaban sus fronteras. Esto comienza luego del año 1933, cuando Hitler es encargado por el presidente Hinderburg, a formar el gobierno, cediendo así terreno de forma democrática a un partido totalitario.

external image 250px-WilsonVersailles.jpg



2. La crisis de 1929 y la creciente rivalidad económica:
La Crisis de 1.929, cuando el mundo despertó de los “felices años veinte”, de la “Belle epoque”, para encontrarse de golpe con el paro y la pobreza.
La quiebra de la Bolsa de Wall Street en octubre y el consiguiente desplome financiero fueron la manifestación de una caída total de la economía mundial. La Depresión fue causada por la crisis financiera, pero ésta fue consecuencia de la anarquía económica originada por la Primera Guerra Mundial.
Ésta propició un aumento desmesurado de la producción y, con ella, de la riqueza en los países neutrales. Pero, cuando finalizó y los beligerantes se reincorporaron a la economía, se produjo una enorme desproporción entre la oferta y la demanda: no existían bastantes compradores para tanta producción. Ello se vio agravado porque las empresas, al tener excedentes, recurrieron a los despidos para bajar el ritmo productivo, lo que incrementó el paro y, con esto, se redujo aún más la demanda.
Por otro lado, el exceso de dinero en circulación propició una gran alza especulativa durante los años veinte. En Estados Unidos, esto provocó que las acciones de las grandes corporaciones alcanzaran un precio muy superior a su valor real. A causa de ello, su compra en bolsa era muy costosa y el intercambio financiero cayó a niveles mínimos, lo que, a su vez, produjo el desmoronamiento de su valor y el consiguiente “crack” bursátil de Nueva York.
Debido a esta circunstancia y buscando obtener liquidez, los norteamericanos rescataron los fondos que tenían en empréstito para reconstruir los países afectados por la guerra, con lo que Europa se vio arrastrada a la crisis. Y cuando Inglaterra, intentando reactivar su comercio exterior, abandonó el patrón oro, permitiendo la devaluación de la libra esterlina en 1.931, el mundo entero se vio afectado.
En los países desarrollados, más de la cuarta parte de la población activa se quedó sin trabajo. Los precios y los salarios cayeron en picado. La producción industrial de Alemania y Estados Unidos descendió al 53% del nivel de 1.929 y el comercio mundial se redujo al 35% del valor que tenía ese mismo año. La crisis fue larga y muy dura: todavía en 1.939 el promedio de desempleo mundial se hallaba por encima del 11% y, al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos aún no se habían recuperado del todo. Pero su impacto fue desigual: algunos países se recobraron con relativa rapidez, mientras otros tardaron más tiempo.
Las primeras medidas de los gobiernos se encaminaron a mantener el valor oro de sus monedas y a contener el gasto público. Pero pronto vieron que ello era insuficiente.
En 1.932, Roosevelt es elegido Presidente de los Estados Unidos y pone en marcha la política de reactivación económica que había prometido en las elecciones: el "New Deal" consistente en un paquete de medidas que más tarde sería imitado por casi todos los países. Algunos de sus puntos eran: estimular la economía nacional y reducir el paro mediante el aumento de la actividad económica a través de la multiplicación de la obra pública; devaluación monetaria con objeto de potenciar las exportaciones; subsidios para el campo; acuerdos arancelarios proteccionistas y preferentes ; etc. Las medidas resultaron beneficiosas y a ellas vino a unirse, en algunos países, otra que, si bien fortaleció la economía, presagiaba catástrofes: la política de fabricación de armamento.
Pocos países salieron de la depresión sin sufrir importantes transformaciones internas. La sacudida producida por millones de parados en la calle provocó la radicalización política y el nacionalismo económico.
La democracia liberal y capitalista, asentada en el mundo desde mediados del siglo XIX, se había mostrado incapaz de prever y después solucionar la crisis. Por ello resultó muy afectada por “la Gran Depresión”. Otros sistemas se alzaron como salvadores de la crítica situación: de un lado, las izquierdas revolucionarias, ya que la crisis radicalizó a obreros y campesinos pobres; de otro, los regímenes fascistas de carácter totalitario para absorber a las clases medias, a las que la depresión conducía a la ruina, con el paro y la devaluación del valor de su dinero, y que temían la revolución.
La Gran Depresión generó una tremenda inestabilidad. En los años que van desde 1.929 hasta 1.939, el mundo cambió radicalmente : el nacionalismo económico trajo el político, los totalitarismos de uno y otro lado supieron pescar en aquel río revuelto, las naciones vieron en una nueva “carrera de armamentos”, como la de principios de siglo, una salida a la crisis y al paro,etc.
“La Gran Depresión” produjo enfrentamientos en el mundo entero, no sólo de unos países contra otros, sino incluso dentro de un mismo país.


3. Ascenso de Hitler y el Nazismo:
El Tratado de Versalles por el que se ponía fin a la I Guerra Mundial fue una humillación para Alemania, más que un tratado fue una imposición. Alemania perdía parte de sus territorios (Alsacia, Lorena...). Se prohibió que se rearmara el ejército alemán y que tuviera unidades militares en las proximidades del Rin (Renania). Por si fuera poco, Alemania tenía que hacer frente a una desorbitada indemnización de guerra que pagaría, sobre todo, a Francia, país que no dudó en ocupar la zona del Ruhr en 1923 para cobrarse la deuda, al no poder pagar el gobierno alemán ese año. El odio hacia los franceses y el orgullo nacional herido por Versalles van a ser aprovechados por Hitler para ascender al poder, su doctrina es la venganza. Con la reducción del paro de 6 millones a sólo 400.000 se va a ganar la simpatía y el apoyo de su pueblo. Hitler, tras la eliminación violenta de todo tipo de oposición, va a poner en práctica una política agresiva que le va a llevar, no sólo a rechazar las cláusulas de Versalles, sino a conquistar un buen número de territorios en Europa central.
Adolf Hitler postulaba que según las leyes naturales, los más fuertes debían imponerse a los más débiles. También consideraba que existía una tendencia natural hacia la duración de las razas, idea en la que se basó para luchar por la pureza de la raza aria, tronco étnico de lo germanos.
Según Hitler, los arios eran una raza privilegiada "forjadora de cultura". Los judíos, en cambio, representaban para él un pueblo destructor de esa cultura. Hitler veía en el antisemitismo un fundamento de su misión histórica. Esto le llevó a desencadenar una implacable persecución, que comenzó por despojar a los judíos de sus bienes, continuó con su discriminación en todos los aspectos y culminó con cinco millones de víctimas en los campos de concentración.
El estado debía organizarse en base a un principio aristocrático, donde la autoridad estaría en manos del líder, de especial capacidad, en el cual el pueblo depositaría su confianza. Esto explica que Hitler utilizara el título de Führer, o líder, en el régimen totalitario que logró instaurar. Por último, es necesario mencionar que el Führer consideraba fundamental para el porvenir de Alemania la conquista de un "espacio vital" en Europa, lo que implicaba la expansión territorial.
La oportunidad de triunfo para los nazis se presentó tras la crisis económica desatada el año 1929. La población estaba angustiada por la falta de trabajo y muchos capitalistas veían con temor el avance de los comunistas, que se habían hecho más fuertes después de la Revolución Rusa. Además, había en el ejército un deseo revanchista, provocado por la dura humillación que Alemania había sufrido en la Primera Guerra Mundial. Por todo esto, la idea nazi comenzó a ser captada con simpatía por parte de las masas alemanas, que quería recuperar su orgullo nacional.

external image hitler1.jpg




4. Incapacidad de la SDN y la debilidad de las potencias democráticas:
En 1935 Mussolini había atacado Etiopía y con gran despliegue de fuerzas no tardó en vencer a las desorganizadas tropas del Negus Fallé Selassie ocupando Addis Adeba. La Sociedad de Naciones aplicó unas sanciones económicas que ni siquiera impidieron la llegada del petróleo necesario para la guerra a los puertos italianos. Inglaterra permitió el paso de buques cargados de tropas por el Canal de Suez y con estos hechos la Sociedad de Naciones se desprestigió totalmente fortaleciéndose Italia y reforzándose el eje Roma-Berlín.
La Sociedad de las Naciones no pudo evitar el estallido de nuevos conflictos internacionales ni cumplir la misión pacificadora para la que había sido concebida. No pudo imponer el cese al fuego cuando Japón, Italia y Alemania empezaron las agresiones. A pesar de que aplicó sanciones económicas y diplomáticas, los países culpables optaron por salirse de la organización en lugar de acatarlas.
Frente al resurgimiento del militarismo y el triunfo de las ideas de Hitler en Alemania, las potencias que firmaron el tratado de Versalles sólo muestran preocupación. Frente a las democracias han ascendido en Europa dos tipos de regímenes totalitarios: el comunismo en Rusia y el fascismo y nazismo en Italia y Alemania, las democracias empiezan a ser minoría. En Gran Bretaña y Francia la juventud era pacifista, no quería que se repitiera una nueva tragedia y estaban dispuestos a ceder ante Hitler fiándose de su palabra: cada vez que incorporaba un territorio se mostraba satisfecho y decía que ese era el último; Gran Bretaña y Francia creían que se había evitado la guerra. En el interior de estas democracias también surgen partidos de corte fascista (en Bélgica, Francia y Gran Bretaña), y, aunque siempre fueron minoritarios, sí fueron muy activos. Estados Unidos en tiempos de Roosevelt vivía en un espléndido aislamiento, desentendido totalmente de lo que pasaba en Europa.
La debilidad de las potencias democráticas: EEUU había adoptado durante el Período de Entreguerras la misma táctica que utilizó antes de la Primera Guerra Mundial, el aislamiento frente a los problemas europeos. Por su parte, Francia e Inglaterra tenían una opinión pública opuesta a la guerra (tras la terrible mortandad de la Primera Guerra Mundial) y a los gastos militares, además tenían más miedo al Comunismo que a Hitler. Algunos vieron incluso que Hitler podía ser un freno al Comunismo. Por eso practicaron una política de apaciguamiento cediendo a todas las presiones de Hitler (como en la Conferencia de Munich) o cerrando los ojos ante la evidencia (como en el Comité de No Intervención en la Guerra de España). Cuando Francia e Inglaterra quisieron reaccionar en 1939 ya era demasiado tarde y tuvieron que enfrentarse con una Alemania fortalecida.
La Sociedad de Naciones no tuvo ninguna posibilidad de evitar la guerra, pues en ella no participaron ni EEUU ni la URSS, además se limitaba a denunciar públicamente la agresión de Italia en Abisinia o la de Japón en China sin tomar ninguna otra medida práctica.


5. La carrera de armamentos:
La SDN y las conferencias sobre la ilimitación de armamentos y desarme, que hasta entonces se había venido haciendo, no habían sufrido los efectos deseados. Europa, así, se vio empeñada en una nueva carrera armamentista, especialmente Alemania donde Hitler y los dirigentes nazis anunciaron estratégicamente, que preferían poseer “fábricas de caños y no fábricas de mantequilla”. Sus soldados fueron convenientemente equipados con los más modernos armamentos, grandes divisiones de tanques estaban dispuestas a entrar en acción, mientras que la aviación estaba en busca del dominio del mar y del aire. Italia, por su parte, destinó gran parte de su presupuesto al equipo bélico y afirmaba contar con más de 8 millones de bayonetas listas para combatir. Inglaterra, Francia y Rusia también hacían grandes inversiones en procuro de renovaciones y equipamiento para sus ejércitos para una guerra que ellos veían próxima a estallar, pero que trataban de evitar.
La carrera armamentística es una consecuencia de la crisis económica. Las soluciones que la Alemania Nazi o los EEUU del New Deal pusieron a la crisis pasaron precisamente por la carrera armamentística. La fabricación de armas fue uno de las estrategias que utilizaron estos países para acabar con el paro, pero la carrera armamentística hizo aumentar enormemente el peligro de guerra. La Sociedad de Naciones intentó levar a cabo una conferencia de desarme en 1932, pero ésta fracasó.







6. Rivalidades Ideológicas:
Las democracias estaban en minoría. Aparte de los regímenes de Hitler y Mussolini, las dictaduras de corte más o menos fascista se van a extender por toda la Europa oriental y del sur; y casi todos esos regímenes muestran un odio atroz hacia la democracia lo que no fomenta precisamente el diálogo. Pero las fobias del nazismo y el fascismo se dirigían también contra el comunismo contra el que sentían todavía más aversión. Francia y Gran Bretaña tal vez creían que los dos movimientos totalitarios se destruirían entre ellos y por eso se mostraron confiadas.
La guerra era inevitable, y todos los países se preparaban para ella desde finales de la década de los treinta, con excepción de Alemania que lo hizo con anterioridad. El rearme de los países supuso una salida a la crisis del 29 con la reactivación de la industria militar, de esta forma Hitler acabó con el paro. Lo único que no se sabía era la fecha, y las democracias occidentales esperaban retrasarla para prepararse mejor o con el convencimiento de que se podría evitar.


7. Las nuevas alianzas de los países:
Frente al armamentismo y el afán imperialista, los países europeos nuevamente iniciaron una política de alianzas que les permitiría llegado el caso, afrontar con éxito el desencadenamiento de la guerra.
  • Ø Eje Roma-Berlín (1936): es un tratado de amistad en el que se consolidó la solidaridad de los dos estados fascistas (Italia y Alemania).
  • Ø Pacto anti-komintern (1936):Fue firmado el 25 de Noviembre de 1936 entre el Imperio de Japón y la Alemania Nazi, donde ambas naciones se comprometían a tomar medidas para salvaguardarse de la amenaza de la Internacional Comunista o Komintern, liderada por Unión Soviética.
  • Ø Pacto de Acero (1939): Fue un acuerdo firmado el 22 de Mayo de 1939 en Berlín por Alemania e Italia. En este pacto político y militar se sentaban las bases de un futuro apoyo mutuo en un caso de guerra.
  • Ø Pacto de no-agresión germano-soviético (1939): Pacto acordado entre Alemania y la URSS que establecía una mutua garantía de no agresión y en el que las dos naciones se comprometían a consultarse sobre asuntos de interés común y abstenerse de unirse a cualquier alianza entre potencias que fuera hostil a alguna de ellas.
  • Ø Pacto no-intervención (1936): Comité creado por iniciativa francesa, bajo fuerte presión diplomática del gobierno británico, cuyo objetivo fue evitar la intervención extranjera en la guerra civil española. El 8 de agosto de 1936, Italia y Alemania se adhirieron al pacto.
De ahí en adelante, hasta 27 países europeos, incluyendo la URSS, se adhirieron al pacto.
La política de no intervención fue una gran farsa diplomática. Mientras las potencias democráticas, Gran Bretaña y Francia, se abstuvieron de
intervenir en la guerra civil española, Alemania e Italia apoyaron de manera sistemática y decisiva a la España de Franco. Así mismo, la Unión
Soviética envió ayuda a la España republicana, no respetando los compromisos de no intervención.
- Guerra Civil Española (1936-1939): El 18 de julio de 1936 los militares más conservadores del Ejército español se levantaron en
armas contra la República. Este acto significaba el fin del experimento democrático realizado en España desde abril de 1931. La
caída de la Dictadura del general Miguel Primo de Rivera y el descrédito de la Monarquía habían posibilitado la proclamación de la
II República Española como panacea que pretendía sacar al país de su histórico atraso. Sin embargo, los años que van desde
1931 a 1936 se convirtieron en fiel reflejo de las contradicciones de la sociedad española. De un lado muchos pedían un cambio
social y económico profundo que acabara definitivamente con el poder oligárquico en España. Del otro, ese mismo poder, apoyado
por el Ejército y la Iglesia, luchaba por defender su posición privilegiada. Las elecciones de febrero de 1936 sólo sirvieron para
dividir aún más a los españoles y tras el triunfo del Frente Popular la oligarquía ya solo tuvo fe en una acción salvadora del
Ejército que librara a España de la anarquía y la revolución. Se daba paso así a la Guerra Civil Española.




  • CAUSAS PRÓXIMAS: Las que determinan el estallido de la guerra, en éstas hacemos alusión a los distintos pasos que van dando Hitler y Mussolini incorporándose territorios hasta que las democracias occidentales les declaran la guerra.

El revanchismo alemán e italiano contra el Tratado de Versalles. Hitler y Mussolini utilizaron el descontento de sus respectivos países hacia elTratado de Versalles para conseguir el poder. En los años 30 tenían que cumplir su palabra a quienes les apoyaron, de ahí que Hitler fuerarompiendo una a una las humillantes cláusulas de Versalles: ocupación de la orilla izquierda del Rhin, rearme alemán, anexión de Austria y losSudetes, ocupación del Pasillo Polaco.
Alemania, Italia y Japón que van a llevar a cabo una serie de pasos que llevarán hacia la guerra. La tensión en Europa era muy alta y Hitler se aprovechó de esa tensión y del deseo de paz de las democracias para avanzar un paso más en la expansión territorial de Alemania.

1. Los pasos de AlemaniaA partir del año 1936 Hitler profundiza en la idea de fortalecimiento militar, como símbolo del rechazo de Versalles ocupó militarmente Renania, Francia y Gran Bretaña casi no protestaron. En ese mismo año Alemania firmó con Japón el pacto Antikomintern (anticomunista), Italia se adhirió en 1937. Por otra parte la Guerra Civil Española, que estalló en 1936, unió todavía más a Alemania e Italia, en esa guerra se ensayarían armas y tácticas militares que luego se desarrollarían en la II Guerra Mundial.

A ) El Anschluss o anexión de Austria por Alemania
Austria tras su derrota en la I Guerra Mundial quedó reducida a un territorio muy pequeño de lengua y cultura alemana. Ya en los acuerdos de paz tras la I Guerra Mundial se habló de la posibilidad de que quedara unida a Alemania, esa posibilidad no se cumplió por el rechazo frontal de Francia e Italia.
En 1934 Hitler intenta esa incorporación, él era austríaco de nacimiento y pretendía la unión de todos los territorios de lengua y cultura alemanas. En esta fecha tan temprana no pudo conseguirse por la oposición de Italia, entonces aliada a Gran Bretaña y Francia. En 1938 Hitler presionó al canciller austríaco para que nombrara al dirigente del partido nazi austríaco, Seyss-Inquart como ministro del interior. En marzo el canciller convoca un referéndum para ratificar o no la unión de Austria con Alemania, quería con ello mantener la independencia de Austria, Hitler exige la anulación de la convocatoria y que se nombre canciller a Seyss-Inquart, esto último es aceptado, a la fuerza, y tres días después las tropas alemanas entran sin oposición en el país, el referéndum se realizará pero “supervisado” por los alemanes, el resultado es sospechoso: 99´75% de los votos a favor de la unión con Alemania. Todos a favor de la unión con Alemania.

B) La anexión de los Sudetes
Los Sudetes es una zona del noroeste de Checoslovaquia donde vivían tres millones de alemanes que eran bien tratados por los checos. Estos alemanes pedirán la autodeterminación. Para apoyar a esta minoría alemana Hitler desplazó 750.000 soldados a la frontera con Checoslovaquia y reforzó la frontera con Francia por si había alguna reacción de ésta ya que era aliada de Checoslovaquia. El riesgo de guerra era inminente, ante esta circunstancia y a instancias del primer ministro británico Chamberlain se reunieron el 29 de agosto de 1938 en la Conferencia de Munich el inglés Chamberlain, el francés Deladier, Hitler y Mussolini. En esta conferencia se aceptó la anexión de los Sudetes por Hitler a cambio de que diera garantías a Francia y Gran Bretaña de que con eso acababan sus ambiciones. Chamberlain pensaba que se había evitado la guerra. Hitler firmó pactos con la intención de no cumplirlos. En esta conferencia se manifestó la impotencia y debilidad de las democracias que cedieron ante Hitler y sacrificaron a Checoslovaquia, un país democrático.

C) El resto de Checoslovaquia y Memel
Con la incorporación de los Sudetes y de Austria la situación de Checoslovaquia era desesperada, formaba una cuña que se adentraba en Alemania. Tras la Conferencia de Múnich y la anexión de los Sudetes Checoslovaquia había quedado debilitada y Hitler decide ocupar en marzo de 1939 la parte checa y Eslovaquia se convierte en un país independiente bajo tutela alemana.
Seis días después de la ocupación de Checoslovaquia Hitler se anexiona Memel, una ciudad declarada libres en el tratado de Versalles. En este momento Francia y Gran Bretaña declaran que ante una nueva agresión intervendrán militarmente, esto frenó de momento a Hitler. No obstante, y ante la ocupación de Albania por Italia, Hitler firmó el pacto de Acero con Mussolini, por él Alemania e Italia se aliaron militarmente.
El siguiente paso sería Polonia, la U.R.S.S. intenta evitarlo y busca apoyos en Francia y Gran Bretaña, no se llegó a firmar ningún pacto por la oposición del presidente polaco Beck que no quería dar una excusa a Hitler, con ello firmaba su sentencia de muerte. Al no materializarse este pacto Stalin buscó un entendimiento con Hitler y ambos firmaron el pacto germano-soviético el 21 de agosto, era un pacto de no agresión y los ministros de exteriores ruso y alemán (Molotov y Ribbentrop) incluyeron una cláusula secreta para repartirse Polonia y los países bálticos. En la madrugada del 1 de septiembre de 1939 las tropas alemanas invaden Polonia tomando como excusa la negativa polaca a entregarles Danzig, dos días más tarde Francia y Gran Bretaña le declaran la guerra.




Este vídeo explica la expansión alemana durante la Segunda Guerra Mundial



2. El expansionismo italiano y japonésAdemás de Alemania, protagonista principal en Europa, no debemos olvidar el papel de las otras dos potencias aliadas suyas.
A) Mussolini y la expansión italiana
Mussolini es partidario también del expansionismo territorial y siguió un proceso similar al alemán. En 1935 inició la conquista de Etiopía, país independiente y soberano en África y miembro de la Sociedad de Naciones. Esto le valió la condena internacional e hizo que abandonara la alianza con Francia y Gran Bretaña que había firmado en Stresa para frenar el expansionismo alemán, este hecho consuma el acercamiento a Alemania que va a ser progresivo.
En abril de 1939, tras la anexión de Checoslovaquia y Memel por Hitler, Mussolini inició la conquista de Albania y se consolidó su alianza con Hitler con la firma del pacto de Acero.


B) Japón y el expansionismo en el Pacífico
La guerra en el Pacífico, el otro escenario de la II Guerra Mundial, será iniciada por Japón. El gobierno japonés en 1931 apoya la intervención de su ejército en el territorio chino de Manchuria, un año después crea allí un estado-satélite denominado Manchu-Kuo. A este territorio le seguirán otros y cuando en 1937 inicie la guerra contra china se producirá el inicio de la II Guerra Mundial en esa zona.


Este vídeo explica la expansión de Japón en Chin a